Ejido Bachantahui
Un lugar lleno de tradiciones

DANZA DEL PASCOLA

Una de las celebraciones más importantes de los mayos son las fiestas grandes de pascolas que se realizan en honor a los santos patronos, siendo el danzante de pascola un personaje muy importante en su comunidad.

La
Danza del Pascola se baila individualmente y los danzantes compiten entre sí para ganar la admiración de la comunidad. Muchos mayos creen que es necesario Pactar con el Diablo si se quiere recibir el talento del gran danzante.

Los instrumentos que emplean son un arpa y un violín que se acompañan al ritmo del zeenazo que llevan los danzantes en la mano derecha; el zeenazo es una sonaja de discos de bronce montados entre dos pequeñas tiras de
madera que hacen sonar golpeándola contra la mano izquierda.

La música también se hace con elementos de su atuendo: llevan un paliacate rojo del que cuelgan campanitas que tintinean durante el baile y, en las pantorrillas, se enredan unos tenabaris que son capullos de mariposa que suenan como sonajas.

Los Pascolas se enredan un sarape en las piernas y lo sujetan en la cintura con el paliacate, dejando su torso desnudo; llevan la cabeza descubierta y lucen un mechón de cabellos que llaman
vela, sujeto con una cinta de color. En el cuello llevan collares de chaquira blanca y negra con medallas que llaman rosario. Sujeta a la cabeza llevan una máscara de madera, decorada en blanco y negro, con bigote, barba y cejas de ixtle. Las Máscaras de Pascola se ponen por detrás de la cabeza o a un lado, cubriendo una oreja; sólo se la colocan en la cara cuando ejecutan determinados pasos.

© 2014 Ejido Bachantahui